¿Cómo se escapa una planta?

Un taxi, un barco, un bus, una lancha, un tren, un avión, una caminata. Abrir los ojos, explorar, descubrir, conocer, abrir, aceptar, desprender, compartir, soñar, vivir, ser.

Viajar.

Una parte fundamental del viaje es que no tiene propósito definido, ni hace falta. El viaje es el viaje como el ser es el ser. No necesita razón, simplemente es.

Aceptar.

Dejarse llevar.

El viaje refleja el viaje de la vida. En un momento uno se pregunta que está haciendo y el siguiente se maravilla del simple hecho de estar vivo.

Acción.

Movimiento.

Quietud.

Quietud en movimiento.

Todo y nada.

Las ondas de la vida suben y bajan, ahí van.

Si uno quiere ver un árbol crecer solo hay que verlo, y se crece junto a él. Tenemos todo lo que necesitamos.

Las plantas se escapan. La planta que vemos podrá quedarse ahí tranquila en su maceta, pero la flora juega el juego en otra onda, en otro nivel. Semillas voladoras o escondidas en frutos se mueven de un lugar a otro y así andan mucho más libres de lo que nosotros pensamos. Un roble no está amarrado a la tierra en la cima de la montaña donde se le ha visto por años. Está por todas partes, viajando a través de semillas cargadas por ardillas y hojas que vuelan en el viento…

La realidad del escape es que nunca estuvimos encerrados.

Siempre hemos sido.

Libres.

2 comentarios en “¿Cómo se escapa una planta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s