A ritmo de domingo

Dormir profundo y despertar sin prisas.

Desayunar algo especial y tomarse el día.

para vivir la vida… 


Salir a explorar, 

adentrarse en la naturaleza, 

bañarse en el río de la existencia.  

Vivir a nuestro ritmo, 

respirar en paz;

dominguear. 

Hoy

Las hojas secas crujen bajo mis pies.

Los tiempos están cambiando.

Lo que una vez fue,

hoy nutre lo que es.

El cielo está despejado.

El sol brilla en toda su gloria,

compartiendo su luz con todo el universo.


Mi corazón, sigue latiendo…

Abrir

Volver a empezar

¡Qué rico volver a escribir en un teclado! La verdad es que es una delicia también. A mano o a máquina, cada uno tiene su magia, y creo que así es con todo, solo que a veces no lo veo… Los pequeños placeres de la vida, realmente son eternos y están por todas partes si uno se empieza a fijar, y con esa sencilla práctica se va afinando la ¨vista,¨ esa vista mágica, ese ojo para ver el milagro, el amor, el todo. Poco a poco, con pequeñas y sencillas prácticas vamos explorando y afinando, conociendo y aprendiendo, siendo y sintiendo. Voy a explorar, voy a aprender, voy a dejarme sorprender; soy. Una práctica diaria de vivir para aprender, explorar, compartir. Un concepto de disciplina como lo dijo Krishnamurti, no de restringirse, sino de aprender, aprender realmente cosas nuevas, para eso hay que estar realmente atento, ahí, presente. Leer, escribir, vivir, compartir, sonreír. Amar. Dejar que fluya el amor y que brote de mí en todas direcciones y recibir el que viene de todas partes. Soltar las restricciones. Aprender por cuenta propia, por experiencia directa, y de tantas otras maneras… Abrir. Dejar que fluya. ¡Abrir para vivir!

Suramérica

Una vez me fui a pasear a Suramérica, y volví casi dos años después. 

Otra me fui a pasear en un libro y regresé siglos después. 

Ahora no sé para dónde iré, y mucho menos, si volveré…

Por la línea del tren

Por la línea de la vida, 

Ruedan desbocados los vagones del olvido.

Los férreos rieles son las líneas que nos atan y liberan.

Todo esto, sobre los durmientes de los sueños…

La aventura de Elvis

Anoche Elvis no se presentó de regreso en el gallinero. Lo buscaron por todas partes pero no lo encontraron. Quedó afuera con todos los demonios de la oscuridad… 

En la mañana, no aparecía por ningún lado y el único rastro que había era un montón de sus blancas y sedosas plumas ahí por Jr. María… Algo lo atacó, pero bueno, por lo menos no fue su cadáver lo que encontramos.

Es un gallo fino y temo que se lo puedan haber robado… Este Elvis que el Gurú nos había regalado. 

Caminando triste llego al gallinero, llamándolo, aún sin poder creer su desaparición.

En eso suena un alboroto abajo en las plantas y sale como un rayo blanco; ¡llegó corriendo! Tal vez escuchó mi voz… No sé, pero lo importante es que volvió. Un poco desplumado y sin media cola, pero sano y salvo. 

Ahora reunido con sus gallinas se la pasa feliz y cantando, como gozando la vida; ¡celebrando!

Cacarea, cacarea y cacarea…

La costa

Aquí pegan de frente todas las furias de las tormentas marinas.

Las olas revientan cada vez más cerca y escalan la playa como queriendo salirse del mar. Blanco y espumoso el fiero hocico de un océano rabioso llega casi a la puerta de la casa. Ahora el viento se le une y solo falta la lluvia para que sea una tempestad.

Las hojas de las palmeras suenan sin parar y las que no logran aguantar se arrancan y con tremendo estruendo se arrastran aferrándose a los troncos durante su caída hasta llegar al suelo en un triste golpe final.

Suenan los ruidos sordos de las pipas que caen como meteoritos en la arena y un panal se menea terriblemente mientras un pueblo entero de avispas se aferra por la vida.

El pasto y el churristate ya no bailan sino que se doblan y se les dan vuelta las hojas que les quisiera arrebatar el despiadado viento.

Éste se enoja más y en su colerón le arranca las crestas a las olas y la espuma gruesa y blanca vuela al cielo elevada como nieve en una tormenta de otras latitudes…

Extracto de Diarios del carrocasa. El día del vendaval