Fuego

¡Hijolé!

Qué quemada me pegué,

por estar lavando ropa al medio día,

y es que yo me lo presentía,

cuando sentía mi piel que ardía,

acuclillado sobre la palangana,

allá en el sol de medio día…

Ahora aquí sigo,

aprendiendo mucho,

que ya sabía…

Ocaso

Un cielo rojo de atardecer,

se desangra como mi corazón…

Cae la oscuridad,

y salen todas las estrellas…

A todo esto,

las olas del mar,

revientan sin parar…

Sé que si me quedo aquí,

el mundo seguirá sin mí…

Un momento al despertar

Diarios del carrocasa

11/12/19

Dormí delicioso aunque tuve muy extraños sueños…

Me levanté a caminar en un fresco amanecer nublado y su anaranjado se refleja en el perfecto espejo de la arena mojada de la marea ultra baja de la luna llena.

Me encanta ver las estrellas, el Sol y la Luna.