Tras la sombra de la tormenta

Amanece todo empapado y gris, pero todo sigue aquí… La tormenta dejó una sombra de silencio en la que los pájaros olvidaron cantarle al amanecer… ¿O será que no ha amanecido, y me le adelanté al alba en mi emoción de un nuevo día?

Diarios del carrocasa

Primer log

Pacífico Central, Costa Rica, 2019

La ventana de arriba

Me despierto en la mañana sintiéndome un poco desnivelado y cuando me bajo a darle la vuelta a Jr. veo que el vochillo estilo escarabajo extraño sigue ahí, y que tengo una de las llantas un poco baja.

Está bajísima la verdad, pero tengo que llegar pronto a donde Mainor para ir a chequear el surfing, entonces creo que sí aguanta, aunque sea para llegar a la bomba y echarle más aire… porque no hay tiempo de cambiarla.

Llego justo a tiempo para la exploración.

Montamos tablas, agarramos unos bananos, y con café en mano echamos pal camino.

Nos vamos por los caminos de las olas hasta topar mar.

Una y otra vez lo volvemos a intentar.

Hasta que al fin lo encontramos.

Justo donde empezamos.


Épica sesión de surf en Esterillos.

Gloriosa vida compartida en la casa en Hermosa con guitarras y cajones.

Mágica naturaleza en el camino a las pozas de montaña con Juana y Mainor y los congos que pasaron a saludar.

Pozas de agua dulce.

Bosque.

Paz.

Deliciosas comidas y pura buena vibra.


Un par de noches gloriosas en comunidad con familiares del surfing.

Dormí profundamente en la tranquilidad de la compañía conocida.

Disfruté, la vida compartida.

Pura vida.

¡Gracias!