Rumbo al mar

Abril 2019, cerca de Semana Santa

La Casona – La Ruta 27

Gas – mucho más de medio tanque

Gasolina – solo Dios sabe

Esta vez llené gasolina y agua en la bomba. Es lo mejor, muy fácil y práctico cargar agua ahí, así se hace todo de una sola bestia. Al fin entiendo por qué se le llama estación de servicio, y me encanta. Aprovecho para revisar la presión de las llantas (incluyendo la de repuesto), aceite de caja y motor, agua del radiador y demás. También saco el rato para compartir las buenas vibras con todo aquel que se enamora de Jr., hasta que compartimos también el asombro y el dolor de ver como le entran más de 100 litros de gasolina… pero le encanta y merece su chineo.

¡Aprovecharé hasta la última gota!  

Salí con la comida que tenía, sin huevos, pero con un tarro de vidrio lleno de buena granola hecha en casa y suficiente comida para unos días. Además ando estrenando el quickpash que nos salva de tener que parar y volver a empezar en los peajes de la 27 y es lo máximo. Contribuye a mantener el suave flow en carretera y eso ayuda mucho a la hora de ahorrar combustible. ¡Gracias a la Maigre por la granola y el quickpash! 

Es muy, muy, bastante caliente manejar a través de los calores que abrazan el medio día y cuando me detengo es un horno total. De ley hay que llevar la ventana abierta, y la del copiloto también para que fluya un poco el aire y sea posible sobrevivir…

Tragos pa Jr. María

¡Invitá a Jr. María a un traguito de gasolina! *si lo querés emborrachar dale sin miedo; tiene tremendo aguante… ¡Pura vida!

3,00 US$