Aventura

Antigua, Guatemala

Decir que sí sin tener la menor idea de adónde vamos.

Ir a un lugar desconocido. Tirarse de cabeza. Sentir la emoción de no saber que va a pasar. Abrir los brazos y aceptar lo que venga, sea lo que sea. Disfrutar cada momento cautivado por la novedad de lo inexplorado. Hacer nuevos amigos y crear frescas memorias.

Cuando la aventura toca la puerta yo corro a abrirle, la invito a pasar y le preparo un café.

Notas

En un potrero, Colombia

Aquí sentado en la montaña en las afueras de Salento estoy tomándome un café y comiendo panela… Tengo un montón de notas por todo lado que ni yo entiendo. Tal vez algún día las descifre, o quizás lo hagan ustedes. Capaz que las iremos descifrando juntos… No hay nada de que preocuparse.