La mosca

Diarios del carrocasa

6/12/19

Agradecer. Paciencia. Verdad.

“Busque la luz, ahí está la salida…”

…Yo a una mosca atrapada en Junior cuando lo único que dejé fue la puerta de atrás abierta.

Frente al mar

Diarios del carrocasa

30/11/19

Una mariposa amarilla vuela frente a la inmensidad del océano.

El viento sopla del mar y trae noticias de frescura.

Las verdes plantas con flores moradas, el pasto salvaje y el verolís, todas bailan con la brisa.

El mar y las olas se alejan en la distancia, dejando un espejo de agua adonde el cielo baja a la tierra.

La piedra yace en la arena como una sirena varada, o más bien como una ballena. Totalmente descubierta, se seca al sol sus conchas mientras una magnífica fragata vuela en círculos sobre ella…

Encuentro nocturno

Diarios del carrocasa

24/11/19

Un búho café vuela sobre el silencio y se percha en un viejo árbol muerto. Todo es blanco alrededor, todo menos la silueta del búho perchado en el árbol muerto, en medio de la niebla.

Se lanza al vacío, extiende sus inmensas alas y desaparece en la quietud.

Despertar

Anoche tuve un sueño muy extraño. Estaba tirado boca abajo en una cama blanca, durmiendo igual que como me había acostado, todo era igual, adentro y afuera del sueño, excepto la oscuridad, en el sueño había mucha luz. 

En el sueño estaba temblando muy suavemente, pero yo sabía que podía convertirse en un fuerte terremoto en cualquier momento. No me podía mover. Estaba totalmente consciente, pero no podía moverme. Un esfuerzo gigante hice y solo conseguí mover una mano un poquito. Poco a poco logré concentrarme y enfocar toda mi fuerza de voluntad, toda mi atención, todo mi ser, en mover mi cuerpo, en despertarlo. Y fue así como me desperté. Fue así como logré empezar a moverme, y me levanté, y me desperté, en el sueño y en la vida real. Voluntariamente me desperté y me salí del sueño, de la ilusión, de Maya… 

El temblor fue lo que me hizo darme cuenta de que estaba dormido. De nunca haber temblado, tal vez nunca me hubiera llegado a despertar. 

Es buena una sacudida de vez en cuando. 

Pura vida.

22/9/19

A seguir soñando, escribiendo y haciendo. A seguir siendo. Poco a poco, gota a gota, historia a historia se van llenando las páginas del libro. Llenémoslas de lo que nos gusta leer. Para eso hay que ponerse a hacer, aunque sea un poquito cada día, aunque sea empezar, y que dure lo que tenga que durar…