Regreso

Tenía que volver! Entonces fui a buscar el frasco de vidrio. Adentro estaba la última hoja de aquella mágica hierba cosechada en el huerto de esa casa donde una vez crecí. Ahora iba a visitarla, cien años después, en el trance del té…

Después de tres días de meditación estaba listo para el viaje. Me aseguré de trancar bien las puertas y ventanas y fui apagando todas las velas, hasta que no quedó más que el rojo brillo de los tizones en el fogón. El agua cristalina de la naciente ya empezaba a hervir en la olla, las sombras del vapor bailaban en la oscuridad. Preparé mi vieja taza y al llenarla con agua hirviendo la hoja se puso a flotar. Poco a poco fue contándole sus memorias al agua y un recuerdo repentino de aquellas épocas me dejó saber que ya estaba listo.

“Las plantas no olvidan, y nosotros tampoco, pero nos acordamos mejor juntos…” Así decía mi abuela.

Cerré mis ojos y tomé el primer trago. Inmediatamente, estaba ahí!

Conocimiento Perdido, Tomo IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s