Respirar profundo

 

Abrir los ojos, alargar la espalda, respirar profundo y beber el té. Cerrar los ojos, entregarse a la respiración. Poco a poco, aceptando, aceptándonos, soltando. Flotando en la inmensidad del presente, en su paz profunda, bañándonos en la luz dorada de la verdad, donde no hay nada por lograr. Cada instante es un todo, cada trueno un espectáculo. Cada gota de lluvia un milagro. Cada viento, un momento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s