Día XV. Jomson – Pokhara

 

Diario del Himalaya

 

Aventura de buses. 

Me levanto a las seis de la mañana y pasan trotando los militares de la academia de guerra de montaña, los más vagos van caminando al final, igual que en el cole…

El bus es un chuzo, una buseta cabra montesa. Tamaño mediano y motor poderoso, apenas para subir por barreales y maniobrar por los estrechos pasos que quedan entre los derrumbes y el abismo! La maneja nuestro capitán el Nepalí Rastamán junto con su primo El Flaco, ambos con anteojos de aviador.* Nuestra vida depende de sus habilidades y buen juicio en cada paso complicado. Al principio pienso que nos vamos a morir todos; llueve a aguacero cerrado, rayos rompen el cielo y cuando lo desgarran el aire mismo estalla en truenos, la montaña parece derrumbarse todo alrededor, pareciera que son momentos para que nos toque a nosotros, y nos trague la tierra… Pero después de un par de pasos de infarto en los que El Flaco se baja y expertamente guía a Rastaman por barreales** al borde del risco voy agarrando confianza. Cuando llegamos a un paso que parece imposible y que nadie se atreve a intentar es que la cosa de verdad se pone fea. Hay varios vehículos parados y la gente está en la calle esperando a ver quién intenta un paso de absoluto terror. Se baja El Flaco con sus anteojos de aviador y hasta se baja Rastaman con los suyos. Voy con ellos para ver nuestra suerte, se ven tranquilos, pero el hecho que se bajaran los dos dice mucho. 

La primera parte es una subida brava por unos surcos profundos en el barro, estrecha como el demonio. Me parece que si pasamos rozando los vehículos que están atascados en esa parte del lado derecho apenas hay suficiente espacio para que nuestro carruaje no se vaya con el barreal que cae hacia el guindo del lado izquierdo. Si logramos esa parte después hay una curva cerrada hacia la derecha justo en la parte más empinada y más estrecha, seguida por un derrumbe. El derrumbe bloquea el paso por completo, hasta aquí llegamos… pero no, El Flaco encontró algo. Le señala a Rastaman un paso imposible, una línea psicópata o genial, la gloria o la muerte. Para mi sorpresa parece que lo vamos a intentar, y ya no es momento para dudar. Me vuelven a ver como para tener otra opinión y yo les comunico mi apoyo. Si no podemos creerlo menos podremos hacerlo… pero si creemos, tendremos mejor chance… Yo creo que sí es posible, ya me han impresionado varias veces, y espero que lo logremos. Hay que mandarnos con fé! 

Cuando le explican al resto de los pasajeros que vamos a intentarlo hay un pequeño alboroto, pero la decisión está tomada y Rastamán no tiene tiempo pa juegos. Se sube al mando y pone el motor a rugir, El Flaco se acomoda salido por la ventana a un lado para tener mejor visibilidad y todos nos agarramos lo mejor que podemos de la fuerte fibra de la esperanza… 

Rastamán le mete la chancleta y vamos con todo! Vuela el barro y los gritos, la lluvia y las piedras, la buseta coletea y entramos al estrecho del renacimiento con buena velocidad, tal vez demasiada… al frente vemos el abismo, inevitable, vamos demasiado rápido… Se alarga el tiempo y todo pasa en cámara lenta; pienso que ahora sí se acabó el camino y veo la gente alrededor, me pregunto por qué el capitán no cruzó?, y apenas me da tiempo de agradecer la vida cuando escucho un grito de El Flaco y Rastaman quiebra fuerte a la derecha y jala las riendas con toda su fuerza, sosteniendo un derrape terrorífico en el que de alguna forma logramos mantenernos de este lado de la muerte. ¡Todos celebramos y saboreamos el dulce éxtasis de la vida que creíamos que se nos iba! 

Después de eso mi confianza es total y hasta me duermo una siesta. Descanso en paz mientras atravesamos pasos y barreales impresionantes, incluso teniendo que hacer varios intentos en algunos. 

Llegamos a un desbarrumbe gigante, pero este sí borró la calle por completo. Rastamán y El Flaco se despiden de nosotros y les damos las gracias. Nos bajamos bajo la lluvia y sacamos cada uno nuestras cosas. Agradezco tener todo en el bulto, porque parece que hay que caminar y aprovecho para ayudarle a una abuelita con algo de su carga. En un momento estamos todos al lado de la buseta; jóvenes, viejas, niños y hasta hay un Sadhu que viaja con nosotros, todos bajo la lluvia, con nuestras cosas en hombros y nadie parece saber qué hacer ahora, no hubo otra instrucción después de “bájense todos y agarren sus cosas…” Volvemos a ver a nuestros viejos guías con anteojos de aviadores y  nos señalan un puente de hamaca que apenas se ve a través de la maleza a la distancia  sobre el río. Tenemos que llegar ahí, y ahí veremos qué después… Vamos caminando estilo perdidos en el espacio por el barro y la montaña, cruzamos el puente sobre el furioso río y del otro lado encontramos El regalo de Rastamán y El Flaco. Ellos habían coordinado todo y ahí nos esperaba una buseta lista para continuar nuestro camino. 

Ahora vamos en un bus manejado por Colin Farrell versión Nepalí y su ayudante El Flaco, pero este no usa anteojos, y tiene ojos pensativos y curiosos. Rápidamente me doy cuenta que este par se apoya más en la suerte bendita y menos en la experiencia y análisis, y no me inspiran mucha confianza, ya no puedo dormir. 

Aventura total. Varias veces estuve al borde del pánico al borde del precipicio,*** pero lo logramos. 

Más de doce horas después de salir de Jomson llegamos a Pokhara, al lado del lago. 

Todo terminó, y empieza la aventura, una vez más…

 

* no se los quitan en todo el camino, aunque está lloviendo y oscuro y casi no se ve nada

** barreales que cualquier 4×4 estaría orgulloso de pasar

*** iba sentado del lado izquierdo, que es el lado del guindo

2 comentarios en “Día XV. Jomson – Pokhara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s