Día X. Manang – Manang

 

Diario del Himalaya

 

Amanece soleado y despejada la montaña. 

Desayuno de campeones! 

Mejor esperar a la tarde para la ducha, resulta que es solar. Estaba fría… friísima, helada, casi congelada!

Subimos a las faldas de Gangapurna, a ver el lago y el glaciar. Mientras caminamos Kissna me pregunta como me fue digiriendo el Yak, y cuando le cuento del dolor de panza se muere de la risa. Me dice que era el Yak clavándome los cachos en el estómago. 

Kissna baja y yo me quedo, hamaqueando entre ancianos pinos, rodeado de legendarios pájaros, huesos, y bellotas. El sonido del viento es la tierra respirando. Una brisa helada baja del glaciar y las banderas de plegarias tiemblan del frío, sacudiendo sus recuerdos.

En la tarde me duermo una siesta exquisita, a cortinas cerradas, con el calorcito del día.

A las cuatro me levanto y me tomo un café acompañado de un libro de Pérez-Reverte. 

Lleno de energía me voy a subir un poco de otra montaña, desde donde se ve todo el pueblo, el río, y del otro lado; Gangapurna, adonde fuimos en la mañana. Voy en búsqueda de La Monja Viejita, hija de El Centésimo Lama. La tradición es que por cien rupias ella le da a uno un collar bendito y buena suerte para Thorung La, el paso de montaña que veremos en un par de días, a unos cinco mil cuatrocientos y resto de metros sobre el nivel del mar. Es el punto más alto de toda la caminata y de fijo que la bendición de una sabia viejita caería bien, y supongo que para ella las cien rupias tampoco están de más…

Dando y dando, todos salimos ganando.

Subo ligero y me siento increíble, con un aire tremendo. Siento que mi cuerpo usó la siesta para aclimatarse, tengo que averiguar cómo es el proceso de subir la cuenta de glóbulos rojos, pero creo que pasa mientras uno duerme… 

Llego arriba pensando que hay que tener cuidado cuando uno busca gurús, porque los empezará a encontrar en cualquier lado. Pero resulta que no me tengo que preocupar, porque llego y no hay nadie, la señora que supuestamente no había bajado en 30 años no está. Me voy por un lado de su huerto y llego a la puerta de la cueva. Ahí me encuentro a El Centésimo Lama en una foto sobre la puerta. Lo saludo, le agradezco y le dejo mi ofrenda. 

Bajo y camino feliz por los campos. Las montañas son las que dan la verdadera suerte. Tal vez esa es la bendición que me transmitió la viejita con su ausencia, porque aunque no recibí el collar, me siento bien alegre y bendito.

Paso la tarde caminando entre flores amarillas y pájaros y montañas, bienaventurado como el perro café con blanco que cruza la pradera a brincos y saltos. 

Un retumbo del glaciar Gangapurna me habla, diciéndome que salga de mi cabeza y vuelva al presente. Tengo la suerte de oír otro retumbo y veo que hay una tormenta sobre el glaciar. Veo las montañas perderse en la distancia, con sus picos escondidos entre las nubes, mostrándose en furtivos vistazos que deslumbran, aún más especiales por su rareza.

Momentos entre las nubes… 

Cuando regreso hay rumores frescos en el pueblo, sobre La Reina de las Montañas… dicen que se comió un par de cabras en uno de los pueblos que pasamos hace poco. La gente comenta emocionada mientras baja el sol y sube el frío. Los cuentos se disipan como la luz del día y regreso a casa con la cabeza llena del silencioso rugido del Leopardo de las Nieves, Reina de las Montañas.

 

2 comentarios en “Día X. Manang – Manang

    1. Hola Francis!

      Cómo me alegra que lo disfrutaras. Esa es la idea, poder compartir estas aventuras para que quien quiera vivirlas pueda hacerlo. Gracias por darle vida a los escritos, porque cuando lo lees, ya no es mi historia, ni mi aventura, es la tuya, y ahora sos vos quien la está viviendo, ahí, en la cima de la montaña.

      Saludos

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s