Día VIII. Upper Pisang – Gyaru – Ngawal

 

Diario del Himalaya

 

Amanece despejada la puerta al cielo. Kissna dice que aquí, arriba en la montaña, casi nunca llueve. Plano y pinos. Veo una estupa en el tope de una montaña y pienso; qué dicha que vamos en otra dirección… Está altísimo, y hoy la caminada pesa.

Kissna para al lado de un mani, como les llaman a las ruedas de oración, y me dice que descanse, porque vamos a cruzar el puente colgante y subir a la estupa. Om Mani Peme Jum.

El camino es un sendero empinado y falta el aire. Nos acompaña una colina llena de pinos como siempre había querido ver. En un descanso estoy a punto de treparme a un hermoso ciprés cuando Kissna exclama – Hey! No No No man, not possible to climb.– Me explica que éste es un árbol sagrado para los budistas y que si lo escalo: bad luck and get sick

“Geru,” “Goyra,” yo no entendí nada en el momento, pero al final descubrí su nombre real; Gyaru, así se llama el pueblo en el tope, escondido atrás de donde está la estupa. Al otro lado y enfrente, la vista es sublime, todo es Annapurna IV y Annapurna II. Estos nevados se dejan ver, y son majestuosos. De esas montañas que inspiran. Los pájaros negros con pico y patas amarillas planean en círculo montaña abajo y ganan altura en una termal cual si fuesen zopilotes. Tengo que aprender a volar. Revolotean los banderines de colores y las plegarias vuelan al cielo mientras los insectos disfrutan del sol. Un profundo retumbo estremece todo. Puede ser trueno de la nube que ahora cubre el Annapurna II o un derrumbe de glaciar, aquí arriba todo puede ser… 

Caminamos por laderas de polvo y piedra, siempre hay pinos y vegetación de altura, pero está seco y escarpado. Kissna señala montaña abajo y veo bien camuflado un grupo de cabras montesas. Unas quince, con crías que brincan y machos con grandes cachos que se abren a los lados. Beige clarito. 

Llegamos a Ngawal, otro pueblo de piedra. Los caminos, las casas, los techos, todo es de piedra. Pareciera como que poco a poco fueron juntando todas las mejores piedras que había por ahí y las acomodaron en forma de pueblo, y probablemente, eso fue lo que pasó, pero que se yo… Todo es de piedra. 

Me baño con balde en la letrina, a la que se le ponen un par de tablas encima y también es baño, y me voy a explorar el pueblo. Paso a darle una vuelta al mani, con la mano derecha girando y multiplicando cientos de plegarias. 

“¡Oh, la joya del loto!”

Un señor me invita a sentarme con él al lado de un mani gigante y vemos desde arriba el espectáculo de un borracho (o de goma) tratando de subir las escaleras para entrar a su casa. – Too much wine – me dice el señor y se muere de la risa. El hombre se tambalea, sube un par de gradas y se agarra de la baranda como si hubiesen vientos huracanados que lo tiran hacia atrás. Jorobado y en cámara lenta se devuelve hasta abajo y agarrado de una columna, escupe lo que puede. Pienso tantas veces que ese he sido yo, y el daño que se puede hacer uno mismo con excesos. Al final logra subir las escaleras pero no logra entrar a la casa, y queda dormido sentado en una banca con la cabeza entre brazos sobre una mesa. Yo agarro las cosas y me voy a buscar el grupo de cabras montesas que vimos en el camino. 

Tengo suerte de encontrarlas todavía viento arriba y más abajo que yo en la montaña. Me salgo del sendero y las veo con los binoculares, todas viéndome, de verdad son salvajes, están muy alerta. Me devuelvo un poco y me trepo a un pino desde donde las puedo ver sin ser visto. Algunas pastan y otros están acostados a la sombra de unos arbustos con sus crías. Machos con cuernos enormes descansan al sol. Pongo la maca a la sombra de una “cueva” formada por dos pinos y hago lo mismo que ellas; descansar. Ojalá que pasen por aquí. 

Tengo vista del nevado desde la maca! La resina de los pinos huele delicioso y el viento murmura entre sus ramas. 

Leo un rato, todas las vistas son hermosas, desde la más lejana hasta la más cercana. 

Recojo todo y me voy a ver las cabras montesas. Una me descubre y me quedo quieto, como cinco minutos inmóvil. Cuando vuelve a ver para otro lado me alejo para que se relajen. No sé si me vio, no sé qué tan buena vista tienen, o me escuchó o me sintió, o algo, pero sabe que estoy. Olor no creo, porque llevo una semana caminando y estoy viento abajo de ellas, aunque me encontré unas medias limpias en el fondo de la mochila hoy! y me las puse, eso puede ser lo que huelen…

El frío en parte fue lo que me sacó de la maca, así que voy y me siento en una piedra. Aunque ya no le pega el sol sigue caliente, como un horno recién apagado. Me siento a ver el espectáculo del atardecer en los picos nevados y veo la montaña como un todo. Veo la línea de árboles y calculo que andará por los cuatro mil metros. Me imagino el paso de los glaciares… 

Me acuerdo de las cabras y voy con el reto de verlas antes de que ellas me vean a mí. Lo logro, y las observo fascinado. Unas se rascan la espalda con los cachos, una cría  juguetona se para en dos patas y le brinca encima a su madre, otro se rasca contra un arbusto y unos descansan acostados. Una madre se encarga de cuatro crías con ojos de terneros y movimientos torpes y tiernos de juventud. Los dejo pastando tranquilos y en el camino de vuelta al hospedaje me topo un perro negro y amigable.

En la noche recorro los pasadizos de piedra en el pueblo con un poco de susto. 

Tengo pesadillas en las que una pareja escandinava me quiere enterrar vivo. 

Me salvo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s