Día VI. Timang – Chame

 

Diario del Himalaya

 

5:30 a.m.

Me asomo por la ventana y veo despejado un cabito de las montañas al sureste. Un glaciar o un deslizamiento, binóculos, un glaciar! Frío. Me meto en la cama un ratito más. 

Saludo al sol y me voy a sentar a la azotea a contemplar la montaña. Esta premia mi madrugada dándome un vistazo de su gloria y se vuelve a cubrir. La suerte que tengo, pude ver hasta la nieve suave entre sus picos y sus glaciares más abajo. 

Graznan los cuervos, la gente empieza a revivir, a despertar una vez más. 

Se despeja un majestuoso pico nevado en el cielo; Manaslu! Su cima es uno de los puntos más altos del planeta, a 8163 m.s.n.m. La vista debe ser exquisita… 

Sale el Sol! Cielo Azul! Un día soleado! El primero en días. Alegría en los campos! Los pájaros cantan y las papas crecen junto al coliflor, el repollo, flores y marihuana salvaje.

Un glorioso día.

Escucho una profunda voz, o mejor dicho un rugido conocido, y me asomo por el borde para saludar a nuestro viejo amigo el Río. Caminamos entre los cipreses gigantes y  me parece que los acantilados del otro lado del río prometen buena escalada. 

Llegamos a Chame, capital del distrito, hay de todo, incluyendo magia que se esconde en los rincones. 

Comemos Dal Bhat hasta no poder más. 

La suerte de las ruedas de plegaria budista-tibetanas me llevan encontrar café de verdad. 

En la noche voy a dormir como lady (muy bien supuestamente).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s