Caminando por la playa al anochecer 

Escondo mis chanclas en el churristate y me voy a caminar, descalzo y despreocupado. Un constante viento con ocasional llovizna enfría todo lo que toca, excepto el mar. Cuando una ola me llega a los pies me sorprende lo calientita que se siente el agua, que delicia…

Sigo caminando y encuentro un pedazo de concha quebrada y su lado de adentro es el más liso que he sentido en mi vida. Exploro la arena y encuentro todo tipo de tesoros en conchas y piedras.

No dejan de sorprenderme con sus espirales perfectas. Espirales. Espirales. Espirales. Una a una las voy dejando caer de nuevo en la arena hasta que quedo solo, solo con los recuerdos… 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s