Vivir la lluvia

Qué belleza ver la lluvia caer. No verla como una razón para devolverse a casa, sino como un espectáculo de la naturaleza.

Diminutas gotas flotan ligeras sobre el mundo. Desafían a la gravedad y parece que van a regresar a las nubes, pero al fin deciden bajar a la tierra. Disfrutan el vuelo y llegan suavemente a reposar sobre las copas de los árboles. Oscurecen las rocas y poco a poco se van juntando para formar los pesados goterones que caen desde el techo de esta catedral de piedra.

Hechizados por la magia de la madre naturaleza vivimos una maravillosa eternidad lluviosa…

Ahora el sol calienta y todo brilla. Cantan los pájaros y salen a volar en una nueva primavera.

¡Ay, qué alegría esta lluvia pasajera!

4 comentarios en “Vivir la lluvia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s